Soy Shandia

Soy publicista en formacion y escribo por aficionada.
Mantendria la industria del cafe y la cerveza. Espero que alguna pague mis cuentas algun dia.
Uno aprende

Uno aprende

Aveces simplemente es bueno decidir perderse un tiempo…

Es casi ley, los amores eternos son los más breves.

—Mario Benedetti

Erase una vez… Hace 3 años.

Hace 3 años, no sabía que iba a hacer de mi vida, y decidí estudiar PUBLICIDAD.  
No imaginaba que escogía la mejor manera de vivir la vida. No sabía que me llevaría a encontrar personas maravillosas, que me daría amigos para toda la vida, que aprendería amar lo que se hace, que sería feliz en mi trabajo.

¿Cuántas madrugadas sacrificando horas de sueño? ¿Cuántas veces obsesionada por brindar lo mejor de mí, por tener la mejor calificación, por destacarme de los demás? ¿Cuánto dinero de mi salario ahorrado para cumplir con la deuda que significa estudiar? ¿Cuántos libros pedidos prestados o buscando infinitas horas un libro on-line con tal de no comprar?  ¿Cuántas noches, días, meses, años soñando con ser una mujer exitosa, sin necesidad de tener ¨contactos¨ en la industria? Incontables, esa es la respuesta. 

Yo no creía en que personas ¨normales¨ como yo alcanzaran todo lo que quieren; trabajo en lo que me gusta y amo lo que hago y NUNCA, cambiaría la publicidad. Salgo del trabajo agotada, pero con una inmensa sonrisa en la cara. Felicidad por hacer lo que hago y por haber luchado por lo que quería a pesar de la gente que me contradecía, no me veía capaz y me intentaba desilusionar diciéndome que no podría. ¡No hay nada mejor que amar lo que se hace!

Hace 3 años no hubiera pensado que el corazón se me llenaría al decir, ORGULLOSAMENTE Soy Publicista.



…Y esto apenas empieza….

This is THE LIFE

This is THE LIFE

Alguien por ahi

Y tal ves no nos hemos encontrado porque ninguno de los dos quiere complicaciones, y por eso no intentamos ver los pequeños detalles que nos dicen que estamos cerca.

Te debo haber visto en mis sueños, quizás yo he estado en los tuyos; ahora, abre los ojos y encuentrame… 

Búscame mientras compro un libro, soy la distraída leyendo contraportadas.
Búscame mientras pido un café, soy la que sonríe con el olor. 
Búscame en un estacionamiento, seré la que le brillan los ojos al ver una pareja feliz al subir a su auto.
Búscame en un centro comercial, soy la que mira una ventana enamorada de algunos zapatos, que no compraré.
Búscame en un supermercado, soy la que en la fila carga 10 artículos, cuando solo iba por un refresco, y aún así tomo una revista para leer.
Búscame en la ajetreada ciudad, soy la que se ha detenido a escuchar el concierto improvisado de algún hombre con su guitarra, su voz alegre y su sombrero en el suelo con algunas monedas; soy la que tira algunas, sonrío y aplaudo al final.

ENCUENTRAME, que como verás estoy distraída todo el tiempo.  No se como eres, no se donde estás, espero nos crucemos comprando un libro, comprando un café o con una sonrisa en la ciudad.  

Aún no sabes que me necesitas en tu vida, y no se como te necesito en la mía. Pero….
                                 Encuentrame y revuelcame la vida…    
  

Cuando me ame de verdad.

Cuando me amé de verdad, comprendí que en cualquier circunstancia, yo estaba en el lugar correcto y en el momento preciso. Y entonces, pude relajarme. Hoy sé que eso tiene nombre… autoestima.

Cuando me amé de verdad, pude percibir que mi angustia y mi sufrimiento emocional, no son sino señales de que voy contra mis propias verdades. Hoy sé que eso es… autenticidad.

Cuando me amé de verdad, dejé de desear que mi vida fuera diferente, y comencé a ver que todo lo que acontece contribuye a mi crecimiento. Hoy sé que eso se llama… madurez.

Cuando me amé de verdad, comencé a comprender por qué es ofensivo tratar de forzar una situación o a una persona, solo para alcanzar aquello que deseo, aún sabiendo que no es el momento o que la persona (tal vez yo mismo) no está preparada. Hoy sé que el nombre de eso es… respeto.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas y situaciones, todo y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. Al principio, mi razón llamó egoísmo a esa actitud. Hoy sé que se llama… amor hacia uno mismo.

Cuando me amé de verdad, dejé de preocuparme por no tener tiempo libre y desistí de hacer grandes planes, abandoné los mega-proyectos de futuro. Hoy hago lo que encuentro correcto, lo que me gusta, cuando quiero y a mi propio ritmo. Hoy sé, que eso es… simplicidad.

Cuando me amé de verdad, desistí de querer tener siempre la razón y, con eso, erré muchas menos veces. Así descubrí la… humildad.

Cuando me amé de verdad, desistí de quedar reviviendo el pasado y de preocuparme por el futuro. Ahora, me mantengo en el presente, que es donde la vida acontece. Hoy vivo un día a la vez. Y eso se llama… plenitud.

Cuando me amé de verdad, comprendí que mi mente puede atormentarme y decepcionarme. Pero cuando yo la coloco al servicio de mi corazón, es una valiosa aliada. Y esto es… saber vivir!

No debemos tener miedo de cuestionarnos… Hasta los planetas chocan y del caos nacen las estrellas.

Charles Chaplin.

¡ … !

¡ … !

Don´t worry! :) 

Don´t worry! :) 

Hate me! Please!

Hate me! Please!